Buscar en este blog

miércoles, 19 de octubre de 2011

Lacón y Navajas - O'pulpo

O'Pulpo es un pequeño restaurante situado en la C/ Cañizares, 8 junto a la C/ Atocha y muy cerca de Benavente o la Pza. de Santa Ana, lugares muy frecuentados, pero que nunca habíamos conocido, y mira que nos gusta caminar por sitios recónditos y buscar sitios nuevos, pero realmente está 'escondido' y lo que nos ha traido hasta el ha sido una oferta de Groupalia, que sabemos tienen sus fluctuaciones, pero que en esta ocasión ha sido de los casos positivos. Esta oferta era de tapeo, concretamente Lacón y Navajas a la plancha con botella de Alvariño por 14,90. En nuestro caso fueron unas estupendas entradas para terminar con un gran rodaballo para los dos. Nada mas entrar y sentarnos en la mesa, empezamos a pensar, este es el típico restaurante con una clientela fija, trabajadores de la zona que vienen a comer todos o casi todos los días en busca de una calidad estable, y creo que no nos equivocamos mucho en nuestras apreciaciones. Pero sentados los precedentes del porqué del restaurante pasemos a desgranar lo que comimos.

El lacón con patatas no es un plato que tenga mérito si el lacón es de calidad, y, ojo, también las patatas, y en este caso no solo los dos elementos eran de calidad, sino que tenían cada uno la justa temperatura, para que al llevar a la boca un trocito de lacón acompañado de un trozo de patata caliente, se junten en un conjunto que a la par de sabroso resulta acoplado, tienes esa sensación en boca de decir ¡que bueno!.

Las navajas resultan otro plato 'facilón' si hay buena materia prima, hasta yo, que soy 'casi' nulo en la cocina las he llegado a hacer con dignidad, pero de estas, aparte de la calidad 'adecuada' que tenían he de resaltar, que todas estaban bien limpias, a quien no le ha ocurrido que en una ración le salga alguna con pequeñas arenillas, y lo otro bueno a resaltar el aderezo del ajo y perejil, y que hasta yo mojé un poquito de pan en el aceite sabrosísimo con el ajo y perejil embebido, y que mi mujer dejó literalmente seco, no dejó nada, y si hubiera habido más....

Como plato principal, y este sin foto por un descuido del que escribe esto, nos tomamos un extraordinario rodaballo, la mitad para cada uno de los comensales, que como dato negativo estaba un pelín soso, pero que dado que está cocido, es fácil arreglarlo espolvoreando un poquito de sal, y en casos como este, yo disculpo sinceramente al cocinero, porque hoy en día mucha gente tiene problemas, y aún sin problemas, los médicos nos dicen que comamos a ser posible con poca sal, y desde luego, es preferible, comer soso que salado. Y aparte de lo negativo de estar un poco soso, el rodaballo, estaba en su punto de cocción y acompañado igualmente de unas patatas excelentes y en su punto.

Para cerrar, mi mujer pidió un helado con aceite de oliva, acompañado también con nata montada y adornada también con aceite de oliva, que evidentemente probé, y que estaba maravilloso, y aquí me permito aconsejar a Pablo y Cristina, los responsables del restaurante, que acompañen este postre con aceite de la variedad Ocal, maravillosa para este tipo de postres.

Como resumen, un restaurante recomendable, con calidad en la cocina, que tendremos que seguir verificando con un cocido, que ponen los miércoles, y que si está a la altura que esperamos, será digno para que nuestra Asociación lo visite de forma oficial.

2 comentarios:

  1. Pues gran relacion calidad-precio gracias al cupon.La navajas tienen una pinta buenisima.Hace que no las como...

    ResponderEliminar